en san luis contactate con nosotros por correo o facebook:

miércoles, 22 de marzo de 2017

24 de Marzo - Marchamos para mantener viva la Memoria

Libres del Sur - Distrito San Luis
Comunicado de Prensa

Marchamos para mantener viva la Memoria



En este 24 de marzo, aniversario del golpe de estado que en 1976 inició la dictadura civico-militar, seguimos reivindicando el rol del pueblo organizado como protagonista y garante de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia.

Denunciamos el intento del gobierno nacional de minimizar la importancia histórica de esta fecha, de buscar sepultar la memoria de todo un país y de quitar de la agenda la lucha por la vigencia de los derechos humanos de ayer y de hoy.
Eso se manifiesta en la modificación nada errónea del carácter de este feriado; en las declaraciones de muchos funcionarios reflotando la teoría de los dos demonios; o discutiendo la cifra de víctimas​ o la existencia de un plan sistemático de represión y genocidio.

Desde Libres del Sur repudiamos esta actitud del gobierno y por eso marchamos hoy. Para reafirmar que fue un genocidio, y que son 30.000 los desaparecidos y desaparecidas.

Seguimos luchando por Memoria, Verdad y Justicia, como lo hicimos en su momento denunciado los negociados del Kirchnerismo que se hicieron bajo el discurso de los derechos humanos, promocionado a Cesar Milani en el Ejército y tapando la corrupción con el pañuelo de las Madres.

Y continuamos luchando por los derechos humanos de hoy, denunciando que la gestión macrista nos ha llevado a un agravamiento de la situación económica por lo que se hace necesario la implementación de la Ley de Emergencia Social que conquistamos el año pasado.

Está en nosotros la responsabilidad de mantener viva la lucha, no sólo por que se recuerde lo que pasó, sino también por mantener vivos los sueños de esa generación que la Dictadura pretendió exterminar: los sueños por una nación más libre, más justa y más soberana.

Por eso hoy más que nunca, seguimos gritando: 
Fueron 30.000 y fue un genocidio. 
Nunca Más.


Dirección Provincial
Movimiento Libres del Sur
Distrito San Luis

 
Convocamos a marchar por las calles de San Luis.
Viernes 24 de Marzo, 10:00 hs,
en la esquina del Correo Central (San Martín y Junín).




_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres del Sur San Luis
Teléfono: 0266-15-4204612 Joaquin Mansilla 
Maillibresdelsursanluis@gmail.com

________________________________________________________

si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

lunes, 13 de febrero de 2017

Cena de Libres del Sur con Claudio Poggi

Dirigentes y militantes de Libres del Sur compartieron una cena con Claudio Poggi


En la noche del viernes 20 de febrero el Movimiento Libres del Sur organizó un cena con la asistencia de sus militantes y dirigentes, a la que fueron invitados los referentes de "Avanzar" Ricardo Endeiza, Gastón Hissa y el Diputado Nacional y ex-gobernador Claudio Poggi.

El anfitrión, Joaquín Mansilla, comentó en su página de facebook sobre el encuentro:

"Anoche compartimos una cena con lxs compañerxs de Libres del Sur y contamos con la visita de Ricardo Endeiza Gaston Hissa y el Diputado Nacional Claudio Poggi disfrutando de una ricas hamburguesas." 

"Conversamos sobre la oportunidad histórica que tenemos en nuestra provincia, para derrotar la hegemonía que hace más de treinta años impone la familia Rodríguez Saá. 

"Encontramos que tenemos más coincidencias que desacuerdos, entendiendo que hay que caminar hacia un acuerdo amplio con la mayor cantidad de fuerzas políticas para representar, con unidad y desde la diversidad, la expectativa del pueblo por un futuro mejor en la provincia."

"Esta etapa que se abre despierta mucho entusiasmo en nuestrxs compañerxs, porque tenemos al alcance de la mano la oportunidad de terminar un ciclo de autoritarismo en San Luis. No nos quedan dudas que, más que nunca, hay que estar a la altura de las circunstancias para no permitir que el modelo feudal siga en el poder."



Las fotos del evento se pueden ver en el siguiente link:
https://www.facebook.com/pg/joaquinmansilla.sanluis/photos/?tab=album&album_id=1229433510474872


Prensa Libres del Sur San Luis


_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres DelSur San Luis
________________________________________________________



Cfo.Pub. Joaquín Mansilla
________________________________________________________
si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

miércoles, 8 de febrero de 2017

¡Qué gracioso! La derecha argentina dice que Trump es populista

7 de febrero del 2017

EDITORIAL


 Por Humberto Tumini


 

La derecha argentina descubrió que

TRUMP ES POPULISTA, ¡QUE GRACIOSO!

 

  Debo reconocer que hay dos cosas que nunca hubiera pensado pasarían en este, nuestro país. La primera de ellas sucedió en los dos últimos años de gobierno kirchnerista. Fue cuando la mas rancia derecha local, encabezada por el diario La Nación, en su oposición a Cristina, no tuvieron mas remedio que cuestionar al jefe del Ejército que esta había encumbrado, el General Cesar Milani, por los mismos motivos que nosotros: haber participado en los años setenta en la desaparición del conscripto Ledo. Esa derecha, que promovió y apoyó la represión de los militares en la dictadura, justificando las miles de desapariciones con el "algo habrán hecho", ahora tuvo que cuestionar nada menos que al jefe del Ejército por aquellos crímenes. Como les habrá dolido tener que hacerlo. La necesidad tiene cara de hereje se habrán dicho a sí mismos en la intimidad.

  La segunda sucede en nuestros días. La misma derecha, lamebota de los yanquis desde 1955 a la fecha, sumisa al imperio como pocas, que siempre se deshizo en alabanzas al la "gran democracia del norte" y le abrió las puertas a que sus empresas multinacionales y bancos nos saquearan, ahora, tragando saliva, dice que el nuevo presidente de aquella nación, Donald Trump, es un "populista". O sea, una persona que -según el credo neoliberal- no respeta las instituciones, la prensa independiente y por sobre todo el sacrosanto libre comercio internacional. Ni quiero pensar la angustia existencial que debe sentir esa derecha que hoy nos gobierna, al tener que cuestionar y criticar nada menos que al gobierno de los EEUU!!!

  No puedo dejar de reconocer también, lo placentero que me resulta ver a la derecha vernácula tener que tragarse el discurso con que maceró a esta sociedad por décadas.

  Pero iré un poco mas allá y buscaré desentrañar qué busca con su posicionamiento frente a Trump. Digamos, para empezar, que cuando Macri se jactaba hace un año de que la Argentina volvía al mundo, refería al de la globalización "victoriosa"; al que lo convocaban a ser parte Obama y sus pares europeos, como Merkel (convengamos que, casas mas casas menos, es el mismo mundo al que nos llevó alguna vez Carlos Menem, con las consecuencias conocidas). Pero el problema fue que perdió Hillary y Donald decidió patear el tablero. No porque sea "populista", como pretenden vendernos, sino porque expresa al agresivo sector del establishment norteamericano que decidió tratar de recuperar a como sea el dominio mundial para ellos; posición que paso a paso venían resignando. Reflejado este objetivo muy clarito en la consigna principal de la campaña presidencial del extravagante empresario: "Make América Great Again".

  Claro, el camino para lograrlo que han elegido, es el proteccionismo. Es decir, fortalecer primero la economía propia: "compre estadounidense y contrate estadounidenses". Mientras debilitan a sus competidores, China y Europa (de esta particularmente Alemania). Gran problema para nuestra derecha, que a diferencia de la de los países imperiales poco entiende de interés nacional y siempre vendió que el libre cambio es el dios intocable de la economía; de allí el supuesto horror que les produce el proteccionismo.

  Por supuesto han escondido cuidadosamente que el librecambio en el capitalismo es la política económica que los fuertes imponen a los débiles, ya sea que hablemos de empresas o de países. Pero sucede que los EEUU, los mismos que nos impusieron en su momento la globalización neoliberal, destruyendo nuestras economías con el Consenso de Washington o intentándolo con el ALCA, ya no son tan fuertes, hay otros jugadores de peso en el mundo. De allí el cambio de rumbo.

  Baldazo de agua fría entonces para los neoliberales de por aquí. El gobierno de los EEUU, repudiado por doquier por facho y reaccionario, les dijo de buenas a primeras: muchachos ustedes nos interesan poco, no entrarán sus productos a nuestro mercado y tampoco invertiremos en su país. ¿Qué hacemos, se dijeron entonces los de Cambiemos y sus amigos de La Nación muy preocupados? Listo, se auto respondieron, lo acusaremos a Trump de ser igual a Perón, a Kirchner y Fidel, a Pinochet también, para hacer mas creíble el paquete. Todos "populistas", palabrita de moda, en definitiva. Con eso piensan zafar políticamente.

  Claro, peligroso es quedar pegados al actual mandatario yanqui, muy reaccionario y encima causante de una respetable cantidad de los males que se nos vienen (suba de la tasa de interés mundial, baja del precio de las comodities, dólar fuerte, etc). Buscan por ende despegarse a como sea los macristas.

  Pero, están en problemas Houston: ¿es tan distinta la derecha nuestra a la norteamericana que hoy está en la Casa Blanca?

  Veamos: a) El gobierno de Trump es de multimillonarios, el de Macri también; todo un dato de para saber a favor de quiénes van trabajar. b) La administración del norte se plantea achicar el Estado, privatizar la salud, la educación, se opone al aborto, descree de las libertades públicas, promueve la mano dura, la guerra a las drogas, reivindica la tortura y estigmatiza a los inmigrantes; la de acá también, abiertamente o con cierto disimulo en algún caso. c) El de allá es firme adherente de la libertad financiera para que los grandes bancos se hagan un festín, para ello puso a un hombre de Goldman Sachs de Secretario del Tesoro; el presidente de acá tiene CEOS de todos los bancos en puestos claves, a Sturzenegger en el Central y liberó el movimiento de capitales. d) En los EEUU van a precarizar el trabajo para aumentar las ganancias de las grandes empresas, eso les garantizarán para que vuelvan a invertir allí en lugar de hacerlo en Méjico o en otro lugares de mano de obra barata; Macri acá ofrece exactamente lo mismo, con el acuerdo de Vaca Muerta como emblema. e) Trump usará los servicios de inteligencia del Estado para control de la sociedad norteamericana, dándole una vuelta al proceso que se inició con Bush luego de las torres gemelas; acá tienen parecidos planes, que ya están en marcha acorde a múltiples evidencias. f) El nuevo presidente de los EEUU dice que el cuidado del medio ambiente lo tiene sin cuidado y puso en la Agencia correspondiente a uno que sostiene que hay que disolverla; acá lo nombraron al rabino Bergman. g) Allá lo pusieron al jefe de la Exxon de Secretario de Estado, por estos pagos Macri lo sentó al de Shell en el Ministerio de Energía.

  ¿Dónde está el supuesto "populismo" de Trump? Difícil de ver. ¿Dónde están las grandes diferencias con la administración de Macri? Sarasa para la gilada. La derecha de allá es igual que la de acá, los mismos intereses, la misma ideología, los mismos métodos. Defienden siempre a los que tienen mucha plata, joden al resto.

 



_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres DelSur San Luis
________________________________________________________



Cfo.Pub. Joaquín Mansilla
________________________________________________________
si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

miércoles, 18 de enero de 2017

Tiren a los morochos, pobres y extranjeros

17 de Enero del 2017

EDITORIAL


 Por Humberto Tumini


 

Llega la derecha al gobierno y con el discurso del "amor" comienza a promover los peores odios para dividir la sociedad

TIREN A LOS MOROCHOS, POBRES Y EXTRANJEROS

 

  En los últimos tiempos hemos visto recrudecer a niveles llamativos en nuestro país, de la mano de la derecha gobernante y los medios masivos que le son afines (periodismo militante le decían no hace mucho),  la xenofobia, el racismo y el clasismo.

  Hay "manteros" por todos lados en la ciudad de Buenos Aires, con alguna mafia metida allí por cierto pero en lo esencial expresión de la larga crisis de empleo en el país. La respuesta abierta o encubierta del gobierno -nacional y porteño- es que hay que correrlos "porque son extranjeros que delinquen". Reprimen a los mapuches -a los que Benetton les quitó sus tierras- y los trols macristas inundan las redes justificándolo porque "son chilenos". Promueve el gobierno una ley migratoria que endurezca las condiciones de ingreso al país, supuestamente para que no puedan hacerlo los extranjeros que tengan antecedentes penales. No importa que la actual ley ya contemple eso, apuntan a que la población rechace al inmigrante; justamente en la Argentina, país de inmigrantes.

  Hay cortes de calles en las grandes ciudades, sobre todo en la CABA; casi en la misma cantidad que hubo en el 2015 cuando gobernaba el kirchnerismo. Las razones según el macrismo no son el aumento de la pobreza y la indigencia por el ajuste, tampoco los recortes salariales o el cierre de empresas y los despidos, el motivo -que subterráneamente difunden- es que se producen "porque son unos negros vagos que viven del Estado y joden a los que trabajan".

  Muere un joven de 14 años en el Bajo Flores en un tiroteo. El que supuestamente lo mató tiene 15, es de la villa y sus padres son peruanos. No importa si las cifras anuales indican que la participación de menores en delitos graves es ínfima, tampoco que en esos casos el juez puede determinar que vayan internados a institutos; ni que hablar de que casi el 50% de los jóvenes en estos pagos vive en la pobreza o que casi el 60% de ellos no termina la secundaria. Difunde el gobierno la falaz visión de que bajando la edad de imputabilidad prácticamente se garantiza una menor inseguridad. Mano dura piden entonces los macristas -y los medios macristas- para con los "negros villeros, delincuentes y narcos desde chiquitos".

  ¿Es solo una cuestión de clase, que los ricos que nos gobiernan promuevan estos odios sociales? En cierta medida sin duda, siempre han pensado de esa despreciable manera e influenciado con esas ideas a una parte de la sociedad. Pero ahora hay mas que eso, hay una estrategia en curso.

  Así como el kirchnerismo en el último mandato de Cristina buscó a conciencia abrir una grieta política en la sociedad, para defender lo indefendible de su gobierno que iba apareciendo a la superficie y desmentía su "relato. Política que podemos sintetizar en "el que no está con nosotros es un enemigo de la patria".  Ahora, desde el gobierno de Macri avanzan a profundizar una grieta social entre los sectores que, de una u otra manera, son afectados por el proyecto en curso de concentración de ingresos en manos de los ricos y las grandes empresas. Dividir para reinar decían los ingleses cuando eran imperio.

  El ajuste que lleva adelante el gobierno de Cambiemos y que todo indica van a profundizar, no es para todos. Recae esencialmente sobre los trabajadores, los humildes, las clases medias, el pequeño y mediano empresariado. Miles y miles de millones de pesos se trasladan de estos a las grandes empresas y bancos, también a las clases altas.

  Esto le presenta el riesgo a la derecha macrista, de que los sectores afectados -clara mayoría- se les agrupen social y políticamente. Hay que dividirlos entonces. Como el latiguillo de que "si no estás con el gobierno estás con los K" que usaron profusamente, ya no les sirve tanto como antes, han comenzado a construir la grieta social. La culpa de los sinsabores que vive la clase media no es por la inflación y las tarifas, es de los piqueteros que cortan calles. La responsabilidad de lo que sufren los laburantes no es de la pérdida del valor de su salario, de las suspensiones y despidos, es de los extranjeros. El descenso de las ventas en los comercios y de las pymes que los proveen no es por la baja del consumo y el ajuste,  es de los manteros, que también son extranjeros. La inseguridad que vivimos todos a diario no es el fruto de la pobreza y la marginalidad, de la corrupción policial, judicial y política, sino que en lo fundamental proviene de los villeros. Así sucesivamente.

  Apoyándose en las inevitables contradicciones de toda sociedad, introducen y promueven a lo Trump, los actuales gobernantes, los peores odios. Encima, lo hacen escudándose en que son los portadores de "paz, alegría y felicidad" para el pueblo argentino. Qué hipocresía y cinismo.



_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres DelSur San Luis
________________________________________________________



Cfo.Pub. Joaquín Mansilla
________________________________________________________
si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

lunes, 16 de enero de 2017

Una nueva vuelta de tuerca al ajuste

11 de enero del 2017


 Por Humberto Tumini

 

Una nueva vuelta de tuerca al ajuste

DE PRAT GAY A DUJOVNE

 

 Cuando arribó al gobierno la nueva derecha macrista, evaluó de qué manera llevar adelante su proyecto de trasladar ingresos de la mayoría de la sociedad: pobres, trabajadores y clases medias, a los grandes grupos económicos y a los ricos. Es decir, planificaron cómo reproducir, en condiciones diferentes aquí y en el mundo, lo que ya habían llevado adelante otras administraciones del mismo sesgo ideológico: la dictadura y el menemismo.

  No era sencillo, porque no contaba el recién llegado gobierno de Cambiemos ni con el poder coercitivo de los militares, ni con el aval y peso político de que dispuso el riojano, que había ganado en primera vuelta y tenía al PJ detrás suyo. Solo igualaba a este gobierno con las otras dos experiencias anteriores, el masivo apoyo de los sectores de poder de aquí y de afuera. 

  Se inclinó entonces Macri -en grandes líneas- por lo que denominó un "ajuste gradual". Puso por ende un Ministro de Hacienda y Finanzas: Alfonso Prat Gay, que compartía en lo fundamental dicha estrategia.

  ¿En qué consistía en concreto la misma? Se apoyaba en tres pilares:

1) Habría un traslado de ingresos importante hacia los sectores mas concentrados a través de distintos mecanismos. Por vía de la devolución de las retenciones, a través de la inflación que carcomería ingresos, bajando el precio de la mano de obra por medio de desocupación creciente, con el aumento de las tarifas y la nafta, facilitando la bicicleta financiera con las altas tasas de las Lebac, recortando ciertos gastos del Estado, etc. No obstante, dicho traslado no sería tan feroz como proponían muchachos como Sturzeneger o Melconían, sino mas "gradual". Incluso habría marcha atrás parcial cuando la resistencia política y social amagaran endurecerse.

2) Se normalizarían las relaciones con el sector financiero internacional. Fundamentalmente a partir de pagarles a los fondos buitres sin chistar todo lo que exigían; como así también bajando las restricciones para el ingreso de capitales golondrinas al país.  A cambio se le solicitarían créditos a tasas "aceptables" para cubrir el déficit fiscal y para avanzar con proyectos de infraestructura, indispensables para mejorarles la competitividad a las grandes empresas.

3) Atraer con el cambio de gobierno y las medidas mas arriba mencionadas una "lluvia de inversiones". Las que, supuestamente, llevarían ya en el segundo semestre del 2016 a recuperar el crecimiento económico. No tirando para ello del consumo sino, acorde decían, de las virtuosas inversiones productivas.

  Este plan fue calurosamente apoyado por la administración de Obama, que señaló al presidente argentino como el "nuevo líder de Latinoamérica", conductor de un país que finalmente "regresaba al mundo". Hasta hicieron el circo de una "mini" Davos por estas tierras para graficarlo.

  Así, con esa estrategia económica gobernaron el año que pasó. Se le cercenó ingresos en porciones significativas a la mayoría de la sociedad, que fueron transferidos a los bancos, las empresas de energía, las mineras, al campo y las grandes cerealeras. Se achicaron fuertemente la industria y la construcción, también bajó el consumo, con importante impacto de todo ello sobre las pymes.

  Se contrajeron nuevas deudas por 40.000 millones de dólares, que fueron a pagar otras viejas -buitres incluidos- y a cubrir gastos corrientes; para infraestructura nada. Las inversiones brillaron por su ausencia -porque "el capital es cobarde" argumentaron- y el déficit fiscal se mantuvo en el mismo nivel del 2015, cuando gobernaba CFK, solo gracias a los ingresos del blanqueo. El crecimiento quedó, dicen, para este 2017. El año que pasó el PBI se contrajo el 3%, algo que no sucedía desde el fatídico 2002.

  En esa situación, tan distante de lo que pregonaron, se vino Trump. "Tras que éramos muchos, parió la abuela" dice el viejo refrán. Las consecuencias directas del triunfo de aquel, en principio y para nuestro país, serán: aumento de las tasas de interés internacionales que complican los créditos con que pensaban en el gobierno contar; fortalecimiento del dólar y devaluaciones en nuestros principales socios comerciales (Brasil, China, Europa, Méjico, etc) que dificultará entre otras cosas usar la verde moneda de ancla antinflacionaria; inversiones que vuelven a los EEUU alejando la posibilidad de que vengan para aquí; dificultades para aumentar exportaciones en una economía mundial que seguirá con el freno de mano. Finalmente y como efecto colateral, el "liderazgo regional" de Mauricio, bien gracias, quedó en stand by.

  Producto de ese nuevo escenario, ya desde noviembre pasado los sectores de poder comenzaron a decirle a Macri que había que cambiar de estrategia; el gradualismo, ahora, en el nuevo escenario, no tenía lugar. Que tenía que ajustar mas, aunque pusiera con eso en riesgo al gobierno en las legislativas del 2017.

  En concreto, le exigieron que el capital que supuestamente vendría en la forma de préstamos e inversiones externas, fuera reemplazado en parte significativa por una mayor extracción de recursos a la mayoría de la sociedad. En buen romance, que a la copa de los ricos había que llenarla casi toda -no parcialmente como hasta ahora- con plata sacada a las clases medias, los trabajadores y los pobres argentinos. A los pequeños y medianos empresarios también.

 Allí terminó entonces el paso de Prat Gay por el gobierno. Mas allá del verso de los "egos", de "jugar en equipo", etc, lo concreto es que planifican una nueva vuelta de tuerca en el ajuste a los sectores populares; a lo que aquel, en parte, se resistía. Para ello lo trajeron a Dujovne, soldado disciplinado del riñón del presidente. Dividió Macri también el ministerio para mostrar a los grandes grupos, multinacionales y bancos, que el barco de la economía lo va a manejar directamente él, con tropa propia, sin intermediarios.

  Todos los anuncios que ha hecho el nuevo ministro muestran inequívocamente hacia donde se dirigen: que bajarán el déficit que prevé el presupuesto para este año, que hay que disminuir el costo laboral, que se deben aumentar importaciones para bajar precios, etc. Los recortes a Ciencia y Técnica, la quita de la devolución del 5% del IVA para compras con tarjetas de débito, sacar las últimas trabas para el ingreso de capitales de corto plazo, la eliminación de las retenciones a las exportaciones petroleras mientras se aumenta el precio de la nafta, los despidos en Educación y el recorte a la entrega de medicamentos del PAMI, son solo muestras de hacía donde van y lo que piensan hacer.

  Coherente con ello, suenan los tambores en dirección a endurecerse frente a la protesta social. Pinta un año complejo y difícil para las mayorías populares.

 


_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres DelSur San Luis
________________________________________________________




Cfo.Pub. Joaquín Mansilla
________________________________________________________
si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

martes, 27 de diciembre de 2016

Una derecha con nuevo look y viejas mañas

26 de diciembre del 2016

EDITORIAL


 Por Humberto Tumini


 

Primer año de gobierno de Cambiemos

UNA DERECHA CON NUEVO LOOK Y VIEJAS MAÑAS

 

De 1966 a esta parte

  En los últimos 50 años, la derecha se hizo del gobierno en nuestro país cuatro veces. En dos oportunidades llegó a través de los militares, luego escondida tras un disfraz peronista. Ahora con Macri y su propio partido: el PRO, como en los tiempos del PAN de Julio Argentino Roca y de la oligarquía dueña del granero del mundo.

  En el año 1966 las fuerzas armadas deponían al gobierno honesto y progresista del radical Arturo Illía, para iniciar la pomposamente llamada Revolución Argentina, con el General Juan Carlos Onganía al frente. Atrás del pseudo nacionalista discurso de este, se encubría el regreso al gobierno del establishment de aquellos tiempos. Adalbert Krieguer Vasena, su ministro de economía, era la expresión nítida de los grandes intereses locales y de las multinacionales. En 1973 tuvieron que abandonar la Rosada en medio de enorme repudio popular.

  Volvieron apenas tres años mas tarde. El 24 de marzo de 1976 los militares, conducidos por Videla, Massera y Agosti, instalaban en la república el llamado Proceso de Reorganización Nacional. Su objetivo era justamente reorganizar a sangre y fuego la nación -política, social y económicamente-, en función de los intereses mas concentrados de aquí y de afuera. Un símbolo de dichos sectores, José Alfredo Martínez de Hoz, ocupó el ministerio de economía; se encargo desde allí de meter el neoliberalismo en la punta de las ballonetas. Siete años mas tarde, el 10 de diciembre de 1983, también debían retirarse en medio del rechazo ciudadano generalizado.

  Pero, ya se sabe, la derecha nunca descansa. Trabajaron desde ese momento activamente para hacer fracasar el gobierno de Alfonsín. Tuvieron éxito gracias a su poder y a las debilidades de aquel. Solo que, para volver, ya no podían hacer uso como antes del partido militar ni tenían uno propio, salvo la raquítica UCD de Alvaro Alsogaray. Fueron entonces por adentro del partido Justicialista, aprovechándose de la degradación de parte no menor de la dirigencia del mismo. Con Menem de presidente, volvieron a la carga con su estrategia neoliberal: deuda externa creciente, privatizaciones, destrucción de la industria nacional y del empleo, pobreza y desocupación en aumento, relaciones carnales con los yanquis y así sucesivamente. De la Rúa pretendió darle continuidad a tan bellas y loables políticas y en dos años se fue en el helicóptero, como es sabido.

  Dura la derrota de la derecha ese 19 y 20 de diciembre del 2001. El "que se vayan todos" apuntaba directamente a ellos. Sin embargo son un hueso duro de roer y a pesar de la defensiva en que había sido puesta, comenzó a preparar el regreso. Se jugaron -en una estrategia de mediano plazo- a tener dirigentes públicos y partido propio, habida cuenta que no podían contar no solo con los uniformados, sino tampoco -al menos transitoriamente- con los partidos tradicionales; el PJ y la UCR también estaban golpeados y cruzados por conflictos internos significativos.

  En el 2003 con Macri y el PRO fueron por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como primer escalón. No llegaron en ese momento, pero animados y apuntalados por los sectores de poder iniciaron el camino que los pondría en la Rosada doce años mas tarde. Contaron para ello con la enorme colaboración del kirchnerismo que, habiendo tenido las mejores condiciones históricas para transformar la Argentina en un sentido de progreso, terminó asfaltándole el camino a la derecha.

  Llegó nomás Macri a la Rosada. Con él, otra vez, la vieja derecha argentina -política, económica y cultural- escondida tras el nuevo look "amigable" que les aconsejo inteligentemente Durán Barba. Disfraz que debía esconder el tradicional autoritarismo de ese sector vía el "espíritu dialoguista"; el elitismo clasista por modos "populares"; disimulando la corrupción habitual de esos empresarios-políticos, con la supuesta "honestidad en la gestión". Pero por sobre todo el camuflaje debía ocultar a la población el verdadero proyecto de país que traían: uno para los ricos, como siempre.

 

Los doce meses de Macri

  Pasó ya un año. Aunque todavía confunden a sectores no menores de la población con la real o supuesta "herencia recibida", para justificar sus políticas y conductas, no es difícil encontrar atrás del "nuevo rostro" del macrismo a la vieja derecha de siempre y a su proyecto para las minorías.

  En lo económico es donde mas visible es esto. El proyecto del gobierno actual es bien neoliberal. Es decir, tiene el firme objetivo de trasladar ingresos de la mayoría de la sociedad a las grandes empresas y a los sectores mas pudientes; con el remanido argumento de que cuando la copa de estos se llene vendrá la lluvia de inversiones y la bonanza. Actuaron así, en consecuencia, con la inflación, la quita de las retenciones, el aumento de tarifas, los despidos, las altas tasas de interés, la apertura externa, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, etc. Apuntan también a entregar -una vez mas- los recursos naturales a las multinacionales. Incrementan la deuda externa (que luego pagaremos todos) a ojos vista, permitiendo la fuga de capitales. Van analizando la manera de achicar YPF y Aerolíneas junto con el Estado que, ya se sabe, para ellos, debe ser pequeñito para que fluya el mercado.  No han avanzado a paso mas firme en todo lo antedicho por la simple razón que encuentran resistencia en el pueblo afectado; e incluso en empresarios -pequeños, medianos y grandes- que son desplazados económicamente también.

  Pero las cosas no se quedan allí por cierto. Al mismo tiempo van buscando la manera de volver a traer, con pretextos varios, a las fuerzas armadas en cuestiones de seguridad interna. Como así también, de retomar la relación estrecha de otros tiempos de nuestros militares con los militares norteamericanos. Reintroducen con poco disimulo la mano dura policial en los sectores mas humildes y con los jóvenes. Tantean los caminos para blanquear a los represores de la dictadura, desprestigiando para ello al movimiento de los DDHH. Le han entregado, con el pretexto del narcotráfico, el manejo del los servicios de inteligencia a personajes fuertemente vinculados a la DEA. Apuntan a reprimir la protesta social, "protocolo" mediante, en cuanto tengan condiciones políticas para ello.

  En el terreno internacional también mostraron rápido la hilacha. Abandonaron de entrada la relación prioritaria con los países de la región y corrieron a alinearse con los EEUU y sus políticas hacia Latinoamérica y el mundo. Fueron a la carrera a reconstruir las vergonzosas "relaciones carnales" de los años noventa; incluyendo a Gran Bretaña en las mismas. El problema que no previeron es la llegada de Trump, personaje difícil de mostrar como símbolo para el "volvimos al mundo" macrista. Habrá que ver cómo se reacomodan ahora, negociarán con Donald de alguna forma, qué duda cabe.

 Finalmente, para terminar de caracterizar el año de Cambiemos en la Rosada, tenemos el tema de la corrupción. Ya sabemos que fue el caballito de batalla para ganarle al kirchnerismo, que se había robado todo. Perfecto, pero ahora no está Cristina, aunque siga recorriendo tribunales, están ellos, los CEOS. Muchachos que no hicieron lo que se dice un culto a la honestidad en las últimas décadas. Llena de lunares está su historia y la de sus familias (ahora a esas manchas les dicen empresas offshore). Difícil que no aprovechen el Estado para hacer capitalismo de amigos. Allí los tenemos a Aranguren, a Dietrich, a Lopetegui, al propio Mauricio claro, con empresas vinculadas a ellos, cuyas acciones suben y suben porque ganan licitaciones. También aparecen decretos presidenciales que parecen tener nombre y apellido, que facilitan lavar lo acumulado en los años anteriores. Nada nuevo bajo el sol.

  Así las cosas, luego de doce meses en la Rosada de los muchachos de Newman, las nuevas caras de la vieja derecha argentina. Difícil no ver que, mas allá de maniobrar para acá y para allá, de conceder en lo secundario producto de la debilidad de no manejar el Congreso -ni los gremios, ni el territorio-, no vayan a perseverar en buscar la manera de meter a como sea su proyecto de país reaccionario y para pocos. Así ha sido antes, en los últimos cincuenta años, cuando les tocó gobernar. Difícil también no ver el daño que le van a causar a la nación, una vez mas.

  Es por ello que hay que unirse social y políticamente, para oponérseles y acotar así sus estrategias y medidas regresivas. Unirse en definitiva para lograr que solo permanezcan en el gobierno hasta las elecciones del 2019.

 

Construir el futuro

  Así como la historia argentina nos dice que esta es la cuarta vez en cincuenta años que la derecha vernácula, siempre de la mano de los poderosos de afuera, logra hacerse del gobierno con las consabidas consecuencias. También nos muestra otras dos cosas: en primer lugar que las tres veces que llegó antes de Macri, fue siempre derrotada por la resistencia mayoritaria de la sociedad y tuvo que retirarse en medio de extendido repudio y condena. En segundo término, que en las tres oportunidades fue reemplazada por gobiernos progresistas. Mas allá de que estos no lograron luego, por las presiones de los factores de poder desplazados y por sus propias limitaciones, desviaciones y errores, mantener el rumbo. Facilitando así el regreso del "régimen" como diría el Peludo.

  Efectivamente, la retirada de la dictadura de la Revolución Argentina, capitaneada por el general Lanusse, terminó primero en el gobierno de Héctor Cámpora y luego en el de Juan Domingo Perón. Los que, entre otras medidas, liberaron a los presos políticos, trasladaron ingresos hacia los trabajadores, promovieron la industria nacional y reanudaron relaciones y comercio con Cuba desafiando a los norteamericanos. A la muerte del General la derecha peronista, Triple AAA y Rodrigazos mediante, allanó el regreso de los militares; que trabajaban para ello de tiempo atrás junto a la embajada de los EEUU, la oligarquía y los grandes empresarios.

  El derrumbe estrepitoso posterior de la dictadura genocida de Videla y compañía, luego de la derrota en Malvinas, dio lugar a un enorme movimiento democrático que puso en la Casa Rosada a Raúl Alfonsín. Este, en sus inicios, no solo levantó las banderas de los derechos humanos -juzgando a los comandantes- y de las libertades públicas, sino que se le plantó al FMI y a los bancos, a la cúpula eclesiástica y a la Sociedad Rural -donde fue silbado-; tomando además la defensa de la industria nacional con aquello de "levantaremos las persianas de las fábricas". También esbozó que buscaría construir un tercer movimiento histórico que desplazara a los agotados partidos tradicionales. No obstante, la crisis que generó la deuda de Méjico en la región, con impacto directo sobre nuestro país, las presiones militares y las del poder económico local e internacional sobre un gobierno poco firme, hicieron lo suyo. Concesión tras concesión del presidente, terminaron por alejarle apoyo popular; la hiperinflación lo forzó a irse por la puerta chica.

  Llegaron entonces los conocidos de siempre, con Menem y Cavallo esta vez. Continuaron allí, un poco mas escondidos, con Fernando de la Rúa y, finalmente, también Cavallo. Después de 12 años de iniquidades -1989/2001- que terminaron de demoler la nación productiva y el entramado social homogéneo, se fueron con el país en llamas. Interinato de Duhalde y Néstor Kirchner presidente. Dijo este último que haría otro país, que no dejaría en la puerta de la Rosada esos ideales. También que construiría "transversalmente" una nueva fuerza política, como habían hecho en su momento Yrigoyen y Perón, para llevar adelante ese proyecto nacional. Los primeros años de su gobierno invitaban a creerle: entre muchas cosas tumbó la Corte Suprema menemista y puso a una prestigiada e independiente, derogó las leyes de Obediencia Debida y Punto Final de impunidad, reactivó la economía favoreciendo a las mayorías, se sacó al FMI de encima, canjeó ventajosamente la deuda en default, se enfrento al ALCA de Bush, cambio las relaciones "carnales" con los yanquis por dar prioridad a los países de la región, se enfrentó al Duhaldismo y secundarizó al PJ.

  Sin embargo, cuando mas fuerte estaba el kirchnerismo para profundizar el rumbo en un sentido de progreso, en el 2007 luego de la elección de Cristina en primera vuelta, comenzó a dar muestras visibles de su falta de voluntad para ello. Primero se puso Néstor de presidente del viejo PJ, se negó paralelamente a tocar la ley de entidades financieras de Martínez de Hoz, tampoco quiso revertir la privatización de YPF (recién lo hicieron en el 2012 con el agua al cuello) y continuaron las tremendas concesiones a las mineras mientras la economía se concentraba y extranjerizaba como antes con Menem. Luego hicieron ocultos y vergonzosos contratos como el de Chevrón, como así también tuvieron agachadas como las del Club de París, el Ciadi y Repsol. Desvirtuaron la Ley de Medios y la usaron para hacer un monopolio propio. La corrupción y el doble discurso -el famoso "relato"- se generalizaron entre los funcionarios y dirigentes. Mas allá de algunas medidas correctas aisladas como la nacionalización de las AFJP y la Asignación Universal por Hijo, se apartaron decididamente de lo que era su proyecto inicial. Cuando cambió el viento de cola económico internacional comenzó el derrape y terminaron prestigiando y entregándole el gobierno a la derecha mas liberal, la que encarna Macri. Triste final.

  Debemos tomar entonces las grandes enseñanzas que nos dejó nuestra historia en las últimas cinco décadas: la primera, es que todos los gobiernos de la derecha fueron derrotados por la resistencia que finalmente encontraron en la sociedad; no logrando consolidar el país de dos pisos que buscaron, aunque gravísimos daños causaron a la nación. La segunda, es que las administraciones progresistas que les sucedieron, no pudieron a su vez mantener el rumbo y lograr finalmente un país distinto, igualitario, de progreso sustentable; sus propias debilidades y errores lo impidieron. Partiendo de ello hay que diseñar la táctica presente y la estrategia a futuro de las fuerzas nacionales, populares y progresistas de hoy.

  Por lo pronto hay que unirse política y socialmente en la oposición al gobierno de Cambiemos para impedirle que avance en sus planes de concentrar ingresos en los ricos (que luego fugan los capitales o los meten en la timba financiera), deteriorando así la calidad de vida de las mayorías. Para trabarles la entrega a las multinacionales de nuestra riquezas naturales y de nuestra soberanía a los EEUU. Para que no traigan otra vez a los militares de protagonistas de la vida política nacional; para que no avance el autoritarismo institucional cercenando libertades públicas, ni la represión a los que defienden derechos y conquistas. Para que no continúen los CEOS que gobiernan, el capitalismo de amigos de los K. Por sobre todo unirse para que este sea el único mandato que tenga la derecha y en el 2019 deba retirarse.

  Pero al mismo tiempo y pensando en el después, tenemos que ir avanzando paso a paso en la construcción de una expresión política amplia, con vocación de mayoría, pero consistente política e ideológicamente. Que elabore un nuevo proyecto nacional desde la mirada del progresismo. Proyecto que tomando nuestras viejas banderas de igualdad, democracia, derechos, justicia social y soberanía política, les dé nuevos contenidos acorde al mundo que se viene y a la Argentina que tenemos actualmente. Una fuerza con la firme decisión de abordar de una vez por todas la transformación de nuestra nación, sin la que derecha tenga ya posibilidades de hacernos nuevamente retroceder, como hasta ahora ha sucedido.

 


_______________________________________________________

Movimiento Libres del Sur - Distrito San Luis

Contacto:
Facebook: Libres DelSur San Luis
________________________________________________________




Cfo.Pub. Joaquín Mansilla
________________________________________________________
si deseas recibir o dejar de recibir estos correos
o querés sumar a algun amigo/a a la lista de mails de Libres del Sur San Luis
mandá un mail solicitándolo a:
libresdelsursanluis@gmail.com
Nota completa...

martes, 20 de diciembre de 2016

20 de diciembre de 2001

Les compartimos este texto de Eduardo Galeano, escrito unos diez días después del 20 de diciembre de 2001. Vale la pena leerlo.

Los invisibles 

Esto empezó con una explosión de violencia. Pocos días antes de la Navidad, muchos hambrientos se lanzaron al asalto de los supermercados. Entre los desesperados, como suele ocurrir, se colaron unos cuantos delincuentes. Y en esas horas del caos, mientras corría la sangre, el presidente argentino habló por televisión. Palabra más, palabra menos, dijo: la realidad no existe, la gente no existe.

Y entonces nació la música. Empezó de a poquito, sonando en las cocinas de algunas casas, cucharones que golpeaban cacerolas, y salió a las ventanas y a los balcones. Y se fue multiplicando, de casa en casa, y ganó las calles de Buenos Aires. Cada sonido se juntó con otros sonidos, la gente se juntó con la gente, y en la noche estalló el concierto de la bronca colectiva. Al son de los tachos de cocina, y sin más armas que ésas, se alzó el clamor de la indignación. Convocada por nadie, la multitud invadió los barrios, la ciudad, el país. La policía respondió a balazos. Pero la gente, inesperadamente poderosa, derribó al Gobierno.

Los invisibles habían ocupado, cosa rara, el centro de la escena. No sólo en la Argentina, no sólo en América Latina, el sistema está ciego. ¿Qué son las personas de carne y hueso? Para los economistas más notorios, números. Para los banqueros más poderosos, deudores. Para los tecnócratas más eficientes, molestias. Y para los políticos más exitosos, votos.

La pueblada que volteó al presidente De la Rúa fue una prueba de energía democrática. La democracia somos nosotros, dijo la gente, y nosotros estamos hartos. ¿O acaso la democracia consiste solamente en el derecho de votar cada cuatro años? ¿Derecho de elección o derecho de traición? En la Argentina, como en tantos otros países, la gente vota, pero no elige. Vota por uno, gobierna otro: gobierna el clon.

El clon hace, desde el Gobierno, todo lo contrario de lo que el candidato había prometido durante la campaña electoral. Según la célebre definición de Oscar Wilde, cínico es el que conoce el precio de todo y el valor de nada. El cinismo se disfraza de realismo; y así se desprestigia la democracia.

Las encuestas indican que América Latina es, hoy por hoy, la región del mundo que menos cree en el sistema democrático de gobierno. Una de esas encuestas, publicada por la revista The Economist, reveló la caída vertical de la fe de la opinión pública en la democracia, en casi todos los países latinoamericanos: según los datos recogidos hace medio año, sólo creían en ella seis de cada diez argentinos, bolivianos, venezolanos, peruanos y hondureños, menos de la mitad de los mexicanos, los nicaragüenses y los chilenos, no más que un tercio de los colombianos, los guatemaltecos, los panameños y los paraguayos, menos de un tercio de los brasileños y apenas uno de cada cuatro salvadoreños. Triste panorama, caldo gordo para los demagogos y los mesías de uniforme: mucha gente, y sobre todo mucha gente joven, siente que el verdadero domicilio de los políticos está en la cueva de Alí Babá y los cuarenta ladrones.

Un recuerdo de infancia del escritor argentino Héctor Tizón: en la avenida de Mayo, en Buenos Aires, su papá le señaló a un señor que en la vereda, ante una mesita, vendía pomadas y cepillos para lustrar zapatos:

Ese señor se llama Elpidio González. Míralo bien. Él fue vicepresidente de la república.

Eran otros tiempos. Sesenta años después, en las elecciones legislativas del 2001, hubo un aluvión de votos en blanco o anulados, algo jamás visto, un récord mundial. Entre los votos anulados, el candidato triunfante era el pato Clemente, un famoso personaje de historieta: como no tenía manos, no podía robar.

Quizá nunca América Latina había sufrido un saqueo político comparable al de la década pasada. Con la complicidad y el amparo del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, siempre exigentes de austeridad y transparencia, varios gobernantes robaron hasta las herraduras de los caballos al galope. En los años de las privatizaciones, rifaron todo, hasta las baldosas de las veredas y los leones de los zoológicos, y todo lo evaporaron.

Los países fueron entregados para pagar la deuda externa, según mandaban los que de veras mandan, pero la deuda, misteriosamente, se multiplicó, en las manos ágiles de Carlos Menem y muchos de sus colegas. Y los ciudadanos, los invisibles, se han quedado sin países, con una inmensa deuda que pagar, platos rotos de esa fiesta ajena, y con gobiernos que no gobiernan, porque están gobernados desde afuera.

Los gobiernos piden permiso, hacen sus deberes y rinden examen: no ante los ciudadanos que los votan, sino ante los banqueros que los vetan.

Ahora que estamos todos en plena guerra contra el terrorismo internacional, esta duda no está demás: ¿Qué hacemos con el terrorismo del mercado, que está castigando a la inmensa mayoría de la humanidad? ¿O no son terroristas los métodos de los altos organismos internacionales, que en escala planetaria dirigen las finanzas, el comercio y todo lo demás? ¿Acaso no practican la extorsión y el crimen, aunque maten por asfixia y hambre y no por bomba? ¿No están haciendo saltar en pedazos los derechos de los trabajadores? ¿No están asesinando la soberanía nacional, la industria nacional, la cultura nacional?

La Argentina era la alumna más cumplida del Fondo Monetario, del Banco Mundial y de la Organización Mundial del Comercio. Así le fue.

Damas y caballeros: primeros son los banqueros. Y donde manda capitán, no manda marinero. Palabras más, palabras menos, éste ha sido el primer mensaje que el presidente George W. Bush ha enviado a la Argentina. Desde la ciudad de Washington, capital de los Estados Unidos y del mundo, Bush declaró que el nuevo Gobierno argentino debe «proteger» a sus acreedores y al Fondo Monetario Internacional y llevar adelante una política de «más austeridad».

Mientras tanto, el nuevo presidente provisional argentino, que sustituye a De la Rúa hasta las próximas elecciones, metió la pata en su primera respuesta a la prensa. Un periodista le preguntó qué iba a priorizar, la deuda o la gente, y él contestó: "La deuda". Sigmund Freud sonrió desde su tumba, pero Rodríguez Saá corrigió de inmediato su respuesta. Y poco después, anunció que suspenderá los pagos de la deuda y destinará ese dinero a crear trabajo para las legiones de desocupados.

La deuda o la gente, ésa es la cuestión. Y ahora la gente, la invisible, exige y vigila.

Hace cosa de un siglo, don José Batlle y Ordóñez, presidente del Uruguay, estaba presenciando un partido de fútbol. Y comentó:

- ¡Qué lindo sería si hubiera 22 espectadores y 10.000 jugadores!

Quizá se refería a la educación física, que él promovió. O estaba hablando, más bien, de la democracia que quería.

Un siglo después, en la Argentina, el país vecino, muchos de los manifestantes llevaban la camiseta de su selección nacional de fútbol, su entrañable señal de identidad, su alegre certeza de patria: con la camiseta puesta, invadieron las calles. La gente, harta de ser espectadora de su humillación, invadió la cancha. No va a ser fácil desalojarla.
Nota completa...

Visitas